miércoles, 23 de septiembre de 2015

TOROS DE GUISANDO GUISANDO (AVILA)

Guisando es un municipio de España que pertenece a la provincia de Ávila, en la comunidad autónoma de Castilla y León,esta  localidad, situada en la zona central de la península ibérica, está emplazada en la cara sur de la sierra de Gredosnota  a una altitud de 760 metros,tiene un clima mediterráneo de inviernos suaves y veranos cálidos, con temperaturas superiores a las de la cara norte de la sierra de Gredos.
El casco urbano de la localidad, en el que destacan las viviendas vernáculas encaladas, fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de conjunto histórico en 1976, Guisando está incluido también dentro de la zona de protección del parque regional de la Sierra de Gredos,pero en 1924 ya se tenia constancia del lugar y asi se hizo visible,gracias a esta condesa que se menciona a continuacion.
Cuenta con un monumento emblemático en la Península Ibérica que pasa desapercibido, muchas personas no conocen ni siquiera su existencia,pero poco sabemos de estas esculturas,si conociésemos su origen, el pueblo que las talló, su significado o para que servían, aportarían algo de luz para el conocimiento de nuestro pasado y para saber más sobre los antiguos pobladores de esta región,son cuatro esculturas de piedra berroqueña, situados en las coordenadas 40º 21´ 40´´ de latitud Norte y 4º 26´ 25´´ de longitud Oeste (Meridiano de Greenwich ), con referencia del centro de la Península de aproximadamente 5 Kilómetros en línea recta, 3º 55´´ de longitud.
Se los ha datado del siglo II o III A.C. siendo su origen y función confusos y han dado lugar a variadas y contradictorias interpretaciones por parte de arqueólogos e historiadores.
Donde están situadas las esculturas ha sido un paso estratégico, de la Meseta Note a la Meseta Sur, utilizado para paso de ganado ya que por allí pasa la Cañada Real, en desuso en nuestros días, pero muy importante en otras épocas; cerca se encuentra una calzada prerromana y una necrópolis visigoda.
Su orientación mirando al poniente brumal indica cambio de estación por donde se oculta el sol en invierno.
Lugar de descarga de tormentas eléctricas, le podríamos considerar de gran fuerza telúrica, o zona energética de la tierra,estos lugares eran usados por los pueblos primitivos para conectar con sus dioses, pueblos que adoraban a la fuerzas de la naturaleza.
Debido a la energía del lugar sería sitio propicio para enlazar con la divinidad, un centro de culto o centro sagrado, los cuatro toros bien podrían indicar que allí existió en otros tiempos un templo dedicado al dios Tauro, al adorar los pueblos primitivos a las fuerzas de la naturaleza, siendo el toro un animal poseedor de gran fuerza, nobleza y virilidad al que veneraban y festejaban como se demuestra a lo largo de la historia.
En el monte de Guisando, encontramos varias cuevas, entre ellas la cueva de San Patricio, que según una leyenda, llegaba hasta Portugal, otra menos exagerada decía que atravesaba la Sierra de Gredos,un pastor que habitó en ella aseguró que sólo medía unos cien metros,bien podía haber sido utilizada por estos pueblos primitivos, que solían residir donde había cuevas para protegerse.
A lo largo de la Historia se ofrecen ejemplos de la importancia que se le dio al toro:
Se han encontrado escenas de caza pintadas en cuevas donde aparecen toros, como si se tratase de rituales mágicos para asegurarse una buena cacería,en España está probada la existencia de toros desde los tiempos paleolíticos, cuando el hombre primitivo vivía en las cavernas.
En Sagunto, aparecieron varias monedas ibéricas con toros en distintas posturas y actitudes.
La Biblia cuenta que Salomón hizo construir una gran fuente que parecía simbolizar el Mundo, sostenida por doce toros que personificaban el poder, repartidos en grupos de a tres, que miraban a cada uno de los cuatro puntos cardinales,en la Biblia, se cita como el pueblo israelita, mientras que Moisés estaba en la montaña, éstos se dedicaron a fabricar un becerro de oro y adorarle como a su Dios. (Éxodo 32, versículos del 1 al 6).
Otra cita bíblica nos dice que en el reinado de Jeroboam en Israel, hizo el rey dos becerros de oro para que los adorasen como a su Dios. (1 Reyes 12 versículos 28 al 33).
Existe una teoría según opinión de Gil González Dávila que los toros que aparecieron en España se deben a Hércules porque por donde quiera que Hércules o sus compañeros fundaron alguna ciudad o villa en España, existen toros, suponiendo que este Dios mitológico, en la encarnación real que debió tener, era egipcio, y tuvo y rindió, por eso, culto al toro.
El antiguo historiador Beloso Babilónico cuando habla del Rey Altadar y su reinado, dice que Hércules, ya viejo, volvió a la Celtiberia y reinó allí hasta su muerte, en el lugar de Cádiz. Joan Vasco en su Chronicón hace a Hércules hijo de Osiris,otros historiadores suponen que edificaría templos y levantaría aras para la adoración de los toros a los que él reverenciaba,se cree que fundo varias ciudades y entre ellas Ávila.
 LEYENDAS Y DUDAS SOBRE LOS TOROS DE GUISANDO
Existe una leyenda que nos habla de doce toros blancos, consagrados al Sol, que era el Dios Apolo de la Mitología griega, toros que pertenecían al Rey Augias, dueño de los establos que limpiara Hércules.
Se cre que podría haber sido Hércules el que fundara un templo para adorar al toro como un símbolo de Dioses, como imagen del Sol o del poder divino, donde se encuentran hoy los Toros de Guisando.
En casi todos los países de Oriente, los reyes a imitación de Ciro, inmolaban toros a los dioses, y en Asiria, el toro tiene a su cargo un importantísimo papel que desempeñar, viene a ser la representación del Ser Supremo que ellos adoraban y que creían.
Los Toros de Guisando, podrían ser de origen vetón,los vettones estuvieron asentados en el sur de la provincia de Ávila y por tanto la mayor parte de las escultura zoomorfas de la ciudad de Ávila y de sus alrededores fueron labradas por dicho pueblo,según D. José Belmonte Díaz “los vettones eran un pueblo ganadero que asimilo la cultura tartésica con rudeza e imitó el sentido plástico de este pueblo”.
El toro era una figura que abundaba y era muy popular en este pueblo serían ellos los tartessos sus constructores,los pueblos que habitaban la Península Ibérica también empleaban a los toros en sus luchas contra los invasores.
Los cuatro Toros de Guisando se hallan mirando al “Poniente brumal”, esto es hacia el mismo punto del horizonte en que se oculta el sol en el mes de diciembre,la función de este monumento sería fúnebre, templo, panteón de personajes notables o de otra significación,D. José Mélida pensaba que estos monumentos eran funerarios fundándose en que alguno de ellos contiene inscripciones al parecer sepulcrales, Hüber opinaba lo mismo, que eran estelas funerarias puramente ibéricas.
Aunque uno se espera mas,o otro tipo de ubicacion esta bien conocer,tocar y ver un trabajo en piedra como este,si pasais por la zona no dudeis en parar a visitarlo.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario